22 sept. 2016

A 10 años de la desaparición de Jorge J. López, pasan los gobiernos y sigue la impunidad



Link para descargar audio


A diez años de la segunda desaparición de Jorge Julio López, testigo clave en la causa Etchecolatz, se realizaron jornadas de lucha en varias ciudades de nuestro país para reclamar su aparición ya.

CAPITAL FEDERAL

El domingo 18, organizaciones sociales, políticas y de derechos humanos nucleadas en el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia se movilizaron de Congreso a Plaza de Mayo. Cientos de compañeros y compañeras se fueron acercando y organizando sus columnas con banderas y carteles con el rostro del compañero López, varios de ellos con el escrito ¿dónde está? La cabecera del EMVJ, fue avanzando a lo largo de la avenida de Mayo, con un pasacalle de lado a lado, con la consigna “Jorge Julio López, diez años de su segunda desaparición. Pasan los gobiernos, sigue la impunidad”. Desde un acoplado que ofició de escenario, a lo largo de la marcha hasta llegar a Plaza de Mayo, se leyeron las consignas “Cárcel efectiva a Etchecolatz. No a las domiciliarias ni a las absoluciones de los genocidas. No a la profundización del ajuste y la represión de Macri y los gobiernos provinciales. Aparición con vida ya de Jorge Julio López. Basta de silencio, encubrimiento e impunidad. Juicio y castigo a los responsables políticos y materiales de la segunda desaparición. No a la reconciliación con los genocidas. Cárcel común y efectiva a Etchecolatz. No a la teoría de los dos demonios. Apertura de los archivos de la dictadura. Restitución de la identidad a los jóvenes apropiados. No a la injerencia de las FFAA en la vida social y en la represión interna. No a las bases extranjeras. Contra la criminalización de la protesta. No al protocolo represivo…
En la apertura del acto se recordó al compañero Enrique Cachito Fuckman, de Familiares de Desaparecidos, integrante del EMVJ, recientemente fallecido. A continuación se procedió con la lectura del documento que entre sus párrafos expresa: “Jorge Julio López fue uno de los 30.000 compañeros, luchadores populares que la dictadura desapareció. Sobrevivió y logró vencer el terror y sumarse a la pelea contra la impunidad de los genocidas. Testimonió en el juicio por verdad y se presentó como querellante en la causa contra el represor Miguel Etchecolatz. Declaró en ese juicio y fue secuestrado el mismo día en que los abogados de Justicia Ya debían alegar en su nombre pidiendo que se condene al asesino y torturador a cadena perpetua por el delito de genocidio. Nuestro compañero Jorge Julio López fue doblemente desaparecido…
La responsabilidad criminal es sin duda de los autores materiales y políticos del secuestro. Pero la responsabilidad política de que Julio aparezca con vida, como señalamos desde un primer momento, es de los gobiernos nacional y bonaerense”.
BUENOS AIRES
La Plata
En la ciudad de La Plata, con una marcha multitudinaria y unitaria, más de 10 mil personas se movilizaron encabezadas por la Multisectorial La Plata, Berisso y Ensenada. Fueron convocantes más de 70 organizaciones, entre los que se encontraban, organismos de DDHH, organizaciones gremiales, estudiantiles, sociales, culturales y partidos políticos.
El documento que leyeron Nilda Eloy y Carlos Zaidman (AEDD) frente a la Casa de Gobierno provincial decía: “Hoy se cumplen 10 años de la segunda desaparición forzada de Jorge Julio López, y esta gran movilización la hacemos en momentos en que nuestro pueblo viene sufriendo un feroz ajuste del gobierno de Macri y los gobernadores, cuando la única respuesta a los reclamos populares es la represión y la criminalización, y cuando con la persecución a los organismos de DDHH, las domiciliarias a los genocidas y las suspensiones de los juicios se intenta una nueva avanzada para imponer la reconciliación con los genocidas.
“La primera desaparición de López fue en la noche del 27 de octubre de 1976 por parte del accionar genocida del Terrorismo de Estado. Su testimonio fue clave para condenar a Etchecolatz. (...) Con el secuestro de López el 18 de septiembre de 2006, los genocidas intentaron hacer caer los alegatos e impedir la condena de un fallo histórico que se veían venir. No pudieron. Intentaron reinstalar el miedo para que los juicios no continuaran. No pudieron.
Durante más de nueve años, los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández silenciaron a López y fueron transformándose en cómplices del encubrimiento, junto a los gobernadores Solá y Scioli, y el Poder Judicial.
“Este nuevo aniversario nos encuentra enfrentando la provocación del gobierno macrista de darle la libertad de irse a su casa al genocida Etchecolatz. Esta provocación tiene antecedentes. Sobre 2.400 genocidas imputados, 489 ya fueron beneficiados con la prisión domiciliaria. El 90% de los casos durante el gobierno kirchnerista. “La inmediata denuncia y la masiva respuesta popular puso al desnudo la maniobra de otorgar semejante beneficio a este genocida. El gobierno y la Justicia tuvieron que retroceder. Haber frenado la domiciliaria a Etchecolatz es un gran triunfo porque si pasaba abría la puerta para que se la den a todos los otros represores.
“En estos meses se ha profundizado la represión y la persecución a los luchadores populares... Desde esta plaza nos solidarizamos con cada reclamo y bregamos por el triunfo de todas las luchas. A su vez, llamamos a la unidad de todos los sectores en un paro nacional activo que abra el camino para frenar la política de ajuste, entrega y represión de Macri y los gobernadores.”
Finalizó el acto, y bajo la lluvia como en la primera marcha, con estas palabras: “A 10 años de la segunda desaparición forzada de Jorge, con la fuerza de esta gran movilización, con la fuerza de la lucha de los 30.000 detenidos desaparecidos, con la fuerza de la lucha de nuestro pueblo por memoria, verdad y justicia, con la fuerza de todas de las luchas que se multiplican cada día por trabajo digno, tierra para vivir y producir, educación, salud y por cada reclamo popular. Con toda esa fuerza, seguimos exigiendo al Estado que cumpla con su obligación de que Julio aparezca con vida y se castiguen a los culpables.
¡Aparición con vida ya de Jorge Julio López!

¡30.000 compañeros detenidos desaparecidos, presentes!