25 abr. 2016

Entrevista a Hugo Fernandez, psicolo social, sobre la tragedia de Costa Salguero, la cultura del exceso y el consumo de sustancias



Hugo Fernández, del Área de Prevención y Asistencia al consumo de sustancias de la Escuela de Psicología Social Enrique Pichón Riviere, analizó esta situación social de consumo que termina con la muerte de jóvenes en una fiesta electrónica en Costa Salguero.

“Este consumo desmedido de sustancias se da porque hay una cultura instalada, que es la cultura del exceso, del consumo, propia de un sistema donde las personas pasan a ser objetos  consumibles, donde hay drogas para las distintas clases sociales, tenemos desde el paco para un sector hasta el éxtasis y estas sustancias nuevas de diseño que están haciendo estragos  en otras capas sociales. Lo que une a todos estos hechos, es que los muertos siempre lo ponen los pibes, porque estamos hablando de jóvenes.”

“Esta sociedad que está consumiendo, desde la principal droga que es el alcohol, porque muchas veces se habla de droga y alcohol, y la principal droga que se consume es el alcohol y es legal. Este consumo habla de un monto de angustia muy grande en la sociedad, que requiere calmar un vacío muy profundo, dado en muchos casos también con pastillas para dormir para el tema de la ansiedad, todas formas que el mercado va detectando y va dando la medicación necesaria, sin que podamos resolver el problema estructural de fondo que estamos teniendo como sociedad. La medicalización de la angustia social está instalada de una forma tal, donde los perjuicios que causan son desde temprana edad porque para todo hay una pastilla.”

“Desde el Área, estamos hace un tiempo trabajando que se conozca, que  se informe tanto a padres, a docentes, a la comunidad en su conjunto. Entendemos que es tan peligrosa la composición química de una sustancia como la pasividad que asume una sociedad frente a esta cultura tóxica, que nos quita la vida de los pibes, entonces hay que poner en cuestión constantemente, la naturalización del consumo de sustancia, porque en definitiva estos últimos años lo que vivimos es un aumento a la tolerancia social  del consumo de la sustancia, y una baja en la percepción del riesgo de lo que genera. Estos aspectos es lo que hay que trabajar, alertando a las familias, en las escuelas, pero hay trabajos muy grandes que exceden al Área de la Escuela de Psicología, porque hay que trabajar también los protocolos médicos, para que los médicos sepan cómo actuar en estos casos y en muchas otras áreas.”

“El trabajo es volver a tejer vínculos saludables en una sociedad, dando protagonismo a los que son los verdaderos protagonistas, que es la comunidad, los papas, las mamas, que estemos preocupados por este hecho, trabajando la cotidianidad porque el estado tiene unos tiempos muy lentos y arrancarle políticas públicas que se ocupen realmente de este tema, va requerir que estemos organizados como sociedad para que el estado se de cuenta de la importancia que tiene trabajar en este tema, no solamente en la etapa donde ya es poco lo que se puede hacer, más que prestar asistencia médica para retirar un cuerpo de una fiestas.”


Contacto: