16 nov. 2015

UNA VERDADERA REVOLUCIÓN - Columna de deportes de Pablo Cafferata

Como es de público conocimiento, el pasado 7 de noviembre se cumplió otro aniversario, el 98°, de la famosa revolución de octubre que daría inicio formalmente a la URSS. 
Mucho se ha hablado de la revolución, de sus líderes y de su evolución en el tiempo. No sin intención se han minimizado sus logros, puntualizando que solo se trató de un mero levantamiento de masas y nada más. 
Si hay un aspecto, donde uno puede tranquilamente demostrar los logros de la revolución de Octubre, créame, ese es el deportivo. 
El comienzo de esta revolución en el deporte soviético se da con la creación en el año 1923 del Comisariado Supremo de la cultura física. Para que se tenga una idea, es nada más y nada menos que el Ministerio de deportes de la U.R.S.S.
Este fue el puntapié inicial de un recorrido deportivo a lo largo de los años que nos dejó una riquísima historia, y un ejemplo de como se tiene que llevar adelante una organización deportiva integral, amateur y que abarque a la mayor cantidad de habitantes posible. El solo hecho de citar a aquellos grandes campeones mundiales de ajedrez como Anatoly Karpov, TigranPetrosian, o GarryKasparov, verdadero maestros mundiales de este deporte, nos da un panorama del nivel de desarrollo del deporte en este país. 
Es también en 1923 cuando se crean dos organizaciones deportivas en el ámbito del ministerio, que alcanzarían la fama a nivel mundial, Dinamo y CSKA. De estas organizaciones surgirían importantes equipos de fútbol a nivel europeo y mundial, como el Dinamo de Moscú o el de Kiev. O quizás podríamos citar al CSKA Moscú. Los que han visto fútbol internacional saben de que estoy hablando. 
Mas adelante en el tiempo y ya entrada la década del 30 del siglo pasado, comienzan a aparecer las famosas asociaciones deportivas de voluntarios que tenían como objetivo llevar el deporte y la educación física a todo el país. En 1970 estas organizaciones alcanzaban el número de 105.000 en toda la URSS y agrupaban a más de 25 millones de voluntarios. 
Estas asociaciones se destacaban en más de 40 disciplinas y entre las mas conocidas podemos encontrar:
- Espartaco, agrupaba a trabajadores de fábricas.
- Locomotora, de los trabajadores del ferrocarril.
- Cénit, de la industria armamentística
Dicho así solamente querido lector quizás no signifique nada, pero si usted es un poco futbolero y conoce un poco de fútbol internacional, no me va a decir que nunca escuchó hablar del Spartak de Moscú (Espartaco), el Lokomotivo el Zenit, solo por citar los clubes más conocidos. 
En lo que hace a los mundiales de fútbol, su actuación más destacada fue el cuarto lugar conseguido en 1966, fue campeón de Europa en 1960 y consiguió la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de 1956 y 1988.
Mucho se discutirá acerca de las revoluciones en el mundo. Muchos opinarán que no sirven, que terminan siendo funcionales a intereses concentrados. Sin embargo, acá hay pruebas, acá hay datos y estadísticas que hacen que sea imposible negar que en la URSS hubo una revolución, que las masas realmente se rebelaron contra el poder vigente, y, organización mediante, llevaron el deporte a los más alto del nivel mundial. Deporte amateur y para el pueblo.

Pablo Cafferata
Columnista deportivo de En calle viva