2 sept. 2015

La situación de Tucumán

Dialogamos con Vicky Disatnik, integrante de la Casa de la Mujer "Norma Nassif" de Tucumán, acerca de los dichos de la Senadora Beatriz Rojkés y de la situación en Tucumán, después de las escandalosas elecciones, las protestas y la represión.


Beatriz Rojkes de Alperovich nos tiene acostumbrados a los tucumanos a sus exabruptos en todas las oportunidades en que puede. Su incontinencia verbal y cerebr al aparece cada vez que se “enoja”, la contrarían o se queda sin respuesta. Cuando se enoja muestra lo que realmente piensa, nunca se equivoca, siempre en sus exabruptos muestra su esencia de clase, la de las clases dominantes que representa. 
Así fue en las inundaciones de la provincia este año cuando le dijo a un hombre que exigía respuestas porque su casa estaba bajo el agua “vago de miércoles” y que tenía diez mansiones, no una. 
O cuando las Madres del Dolor salieron a luchar contra la mafia en los barrios que envenenan a sus hijos con el paco y dijo "tenemos que cuidar a nuestros hijos, en vez de andar marchando". 
O en estos días de gran rebelión social frente al fraude dijo "los tucumanos no somos indios ni salvajes ni ladrones", en una clara discriminación a los pueblos originarios. 
O frente al asesinato de una niña en un barrio de la ciudad, cuando dijo "No podemos tener al señor Estado cuidando a una niña mientras su familia está borracha". 
Estas son algunas de las perlas de la Beti. Siempre su enojo o sus consejos van en esa dirección, humillando a los que sufren o a los que se disponen a criticar o luchar contra la política de su gobierno. 
Su intervención en el Senado de la Nación donde dijo: “la violencia se da de a dos, es como un matrimonio de violentos y de golpeados... la violencia se da de a dos", es un insulto a las mujeres que sufren violencia, al movimiento de mujeres que viene luchando hace años contra la violencia de género, un insulto al sufrimiento de miles y representa lo más atrasado de las miradas sobre la opresión de las mujeres, porque naturaliza el lugar de la mujer víctima de violencia. 

El Movimiento de Mujeres de la Argentina ha denunciado exhaustivamente de que hablamos cuando hablamos de violencia contra las mujeres. Hablamos de opresión de género, del lugar subordinado de las mujeres en la sociedad y en la familia. Hablamos de una imposición de uno sobre el otro y no de dos violentos y golpeadores sino habría que preguntarles a las 270 mujeres víctimas de femicidio en el año 2014, que tenía de pareja la relación con el golpeador. 
El 3 de junio, la jornada “NI UNA MENOS”, mostró la profundidad del movimiento que en la Argentina se desarrolla contra los femicidios y la violencia doméstica. 
La “Beti” es senadora de la Nación, es presidenta del Partido Justicialista y dirige la Red de Mujeres Solidarias, organización que se extiende por algunas municipalidades del interior que supuestamente toman como reivindicación principal la violencia contra las mujeres. Manejada con bolsones y dádivas intenta responder a los planteos de lucha contra la violencia, no resolviendo ni uno de las decenas de necesidades que tienen las mujeres en esta situación, por ejemplo en nuestra provincia no existe un solo refugio para mujeres víctimas de violencia. En el discurso de Alperovich de inicio del año en la Legislatura tomó como modelo de lucha contra la violencia a su organización, y fundadora del Observatorio de la Mujer, institución del estado provincial para atender esta problemática. 
Queda claro hoy después de sus palabras en el Senado por qué en la provincia no se toman medidas para el abordaje de la violencia contra las mujeres. Queda claro por qué no hubo una sola medida después del 3 de junio que diera respuesta a sufrimiento de miles. Simplemente su ignorancia en estos temas y su mirada machista y clasista dan cuenta del modelo de atención y prevención que el gobierno de su marido tiene hacia las mujeres. 
Ayer mientras las mujeres nos movilizábamos por justicia para Aída Correa, víctima de femicidio, esperando en Tribunales una condena ejemplar para sus femicidas, la “Beti” decía estas cosas. Queda claro a quien defiende esta señora.