2 sept. 2015

Columna de economía con Carlos Aramayo

El economista Carlos Aramayo, Vicedecano de la Facultad de Humanidades de la Universidad NAcional de Jujuy, analiza la situación económica del país, a partir de los dichos de la presidente Cristina Fernández en la intervención en la Bolsa de Comercio.

El gobierno dejó de publicar la realidad de la pobreza y la indigencia. La presidenta macanea con cifras que pocos creen. Se enojaron con Carlos Tévez porque dijo lo que vio en Formosa, y es lo que está a la vista en las ciudades y el campo. 
El Barómetro de la Deuda Social de la UCA, tomando documentos del Indec,demostró que la pobreza creció y castiga ahora a 11 millones de argentinos. Entre los pibes de menos de 18 años, son pobres 4.900.000, el 40,4%; en el Gran Buenos Aires llegan al 48,8%. Son indigentes, es decir, pasan hambre, 1.100.000 niños. 
La miseria va de la mano de la desocupación y el trabajo en negro o precario. Cómo no va a crecer la desocupación si la industria lleva casi dos años de caída de la producción, y se agrava esa situación en varias automotrices, autopartistas y metalúrgicas con suspensiones y despidos. Las economías regionales están en crisis, que se agrava, como en la leche, donde los monopolios le rebajaron un 20% el precio que le pagan a los productores. Y la inflación sigue devorando los salarios, las jubilaciones y los planes sociales.