9 dic. 2014

Nano Stern: “La única forma de hacerle frente a la globalización musical es escuchando aquellas obras anteriores a ese proceso”

Con un libro de Alejandra Pizarnik en las manos, el cantautor chileno Nano Stern se apoltronó cómodamente para charlar con En Calle Viva entre las butacas del teatro Caras y Caretas, donde el pasado viernes 29 de noviembre presentó Antología, su primer álbum editado en Argentina. 

“Una amiga me regaló una antología poética (de Pizarnik) y estoy explorándola un poquitito, en dosis bajas porque si no quedo deshecho”, comenta Nano sobre la autora de Árbol de Diana. 
"Leo mucha poesía. A diferencia de los otros libros, a los de poesía los tengo apilados en la mesa de mi living. Pero en relación a la cantidad de música que he escuchado, con la intención y la concentración con que la he escuchado, tengo una deuda muy grande con la poesía."
Si bien es chileno, nacido en Santiago a mediados de la década de los ’80, Nano Stern vive viajando por los cinco continentes llevando y trayendo expresiones musicales de diferentes culturas. 
"Escucho mucho folklore del mundo, chileno, latinoamericano en general. Pero sobre todo, música escandinava curiosamente. Tengo una colección tremenda de música escandinava. He ido para allá y me he relacionado mucho con los músicos de allá; me genera una reacción muy telúrica en mi ser esa música. Incluso el estilo con que toco el violín para acompañar el tema de ‘la Violeta’, Cantores que reflexionan, está muy influido por aquella cultura. Creo que la única forma de hacerle frente a la globalización musical es escuchando aquellas obras anteriores a ese proceso."


ECV: En tu caso, que sos un músico multiinstrumentista, ¿en qué cambia tocar solo y cantar acompañado de una banda?


NS: Cantar solo es más relajado para mí, está todo como más bajo control. Es la versión desnuda, venir yo con mis instrumentos y cantar. En cambio, cuando está toda la banda hay una complejidad técnica infinitamente mayor. 

ECV: ¿Cómo fue tu encuentro con Inti Illimani?

NS: Hemos girado juntos. Así como yo les tengo una admiración tremenda a ellos, ellos me han tomado un cariño muy grande a mí. Eso me honra y me alegra, es una experiencia muy bella. Y tuve el honor de que hayan grabado tres canciones mías. Imagínate lo que eso significa para un compositor joven, es el mundo al revés. Los Inti Illimani graban las canciones de Víctor Jara, no las canciones de uno. Es bien surrealista que eso suceda.

ECV: ¿Cuál es el público que se identifica con tus canciones, con tu estilo de música?

NS: Es muy amplio, desde abuelitos hasta bebés que les gustan las canciones. Con una mayoría de gente joven, estudiantes. Hay un eje que son personas de mi edad, pero se abre mucho el perfil del público. Y muchas veces me comentan cosas lindas como ‘es la primera vez que fui a un concierto con mi mamá’, o viejos que me dicen ‘por primera vez me gusta un disco que también les gusta a mis hijos’; eso es bellísimo. 

Antología es el primer álbum que se editó en nuestro país, e incluye temas en su mayoría compuestos por Nano Stern, que formaron parte de sus obras discográficas anteriores, como Voy y vuelvo (2007); Los espejos (2009); Las torres de sal (2011).

La participación de Nano Stern en el programa de TV Encuentro en el estudio